Helados: mitos y verdades

Leave a comment
helados
Dicen que los Helados: mitos y verdades, como las bicicletas son para el verano. El buen tiempo, las vacaciones…invitan a tomarse un helado.
Tomar helados es un placer al que no se debe renunciar por el falso mito de que engordan o que son perjudiciales para la salud.
Como todos sabemos la clave de una alimentación equilibrada reside en la moderación, sabemos que la fruta es buena pero pasar un verano a base de sandías no parece lo más recomendable…pues lo mismo pasa con los helados, tomar un helado de vez en cuando está bien, abusar de ellos no.
Pero veamos que hay de cierto o infundado y que es lo que nos aporta este placer tan veraniego.

Helados: mitos y verdades

CALORÍAS
Cien gramos de helado a base láctea suponen un aporte calórico del 5-12% de las cantidades diarias recomendadas, y 100 gramos de helado de agua no llegan al 10% de la recomendación energética diaria, por lo que su consumo moderado puede formar parte de una dieta equilibrada.
IRRITAN LA GARGANTA
Al comernos un helado, su temperatura pasa de -12 /-15ºC a 8/10ºC ya que se calienta en la boca antes de llegar a la garganta.
SON UNA GOLOSINA
Los helados aportan contenidos de varios nutrientes (proteínas de alto valor biológico, calcio y vitamina B2), que pueden integrarse en una alimentación variada.
TIENEN MUCHO AZÚCAR
Es el principal punto débil de los helados. Debido a su elevado contenido de azúcar (16,4-41,6%), el consumo de 100 gramos de helado en algunos casos puede acercarse al máximo recomendado de azúcar diario. Un consejo: podemos consumir cantidades pequeñas de helados o helados de tamaño mini.
PROVOCAN CARIES
Los helados no se retienen en la boca demasiado tiempo y además estimulan la salivación, lo que constituye un factor de protección frente a las caries, por su acción de drenado y neutralización de la acidez.
Además de todo lo anterior, los helados:
  • Reducen el estrés.
  • Previenen el envejecimiento debido a su contenido en vitaminas A, B6, B12, C, D, E y K, y antioxidantes.
  • Fortalecen los huesos debido a su aporte de calcio.
  • Nos mantienen en forma debido a contenido en fósforo.
  • Aumentan la líbido, por su concentración de calcio y fósforo. A la hora de potenciar este efecto se deben elegir sabores avainillados, y que la vaina de esta especia tiene un gran poder euforizante, ideal para combatir la apatía sexual.
¿Y después de todo esto, quien se resiste a tomar un heladito?
A disfrutar pues del alimento estrella del verano!!!!

Leave a Reply

*